Preparando la Navidad I

Los meses de diciembre y enero suelen ir unidos a cambios significativos en nuestros hogares. Para empezar, mucha gente adorna su casa de una manera diferente para las fiestas de Navidad. Lo primero que debemos tener en cuenta desde el punto de vista del Feng Shui es que, aunque los elementos que componen la decoración especial para estas fechas sean ciertamente favorables y transmitan buenas energías, son elementos extraños en el hogar y, por lo tanto, habrá que analizarlos para ver cómo podemos hacer que estén en armonía con el resto del entorno. Además, también será importante tomar decisiones en cuanto a su ubicación, ya que no todos los sitios de la casa serán igual de favorables para la colocación de los adornos navideños.

Además, en esta época del año muchos de nosotros acogemos en nuestra casa a familiares y amigos para compartir las fiestas con ellos. Es época de comidas, cenas y reuniones. Esto también representa un cambio en las energías de nuestro hogar (recordemos que lo que más energía da a un sector determinado es el hecho de pasar tiempo ahí) y debemos intentar que el cambio resulte tan positivo como sea posible. Pero vayamos por partes...

El árbol de navidad y los adornos navideños

Lo primero que debemos tener en cuenta al escoger los adornos navideños, en especial el árbol de navidad, es que deben tener un tamaño adecuado para el sitio donde vayamos a ponerlos. No deben ser ni demasiado grandes ni demasiado pequeños. Es tan poco aconsejable poner un árbol de navidad diminuto en un salón enorme como poner un árbol muy grande en una sala pequeña. Así pues convendrá tener sentido de la proporción al hacer nuestra elección. El sentido de la proporción se refiere tanto al tamaño de los adornos como a la cantidad. Así, no convendrá tener un árbol pequeño con muchos adornos o luces, ni tampoco un árbol grande con muy pocos.

En cuanto a las habitaciones más adecuadas para poner el árbol de navidad, lo mejor será ponerlo en el salón, el comedor o la entrada de la casa. Además, convendrá saber en qué sector concreto de la habitación o de la casa será más mejor poner el árbol de navidad.

Aquellas personas que conozcan el mapa de estrellas voladoras de su casa podrán buscar el sector en el que se encuentre la estrella 8 o 9 de agua (si lo que pretenden es favorecer la prosperidad), o la estrella 8 o 9 de montaña (si lo que pretenden es favorecer las relaciones interpersonales armoniosas). En mi artículo sobre los sectores favorables para la prosperidad hay una tabla en la que se puede encontrar la localización de la estrella de agua 8 para todas las casas construidas en los períodos 5, 6, 7 y 8. En ese artículo también se puede encontrar la dirección Sheng Chi, del éxito y la riqueza, de nuestra casa según la escuela de las Ocho Mansiones.

Para aquellos que no sepan cuál es el mapa de estrellas voladoras de su casa, seguramente lo mejor será ceñirse a la combinación de estrella anual y estrella mensual presente durante el mes de diciembre. Según eso, los sectores más favorables para colocar el árbol de navidad serían el Este y el Sureste. En el primero (E) encontramos la combinación 9 anual - 8 mensual, y en el segundo la combinación 1 anual - 9 mensual. Si decidimos usar este método convendrá tener en cuenta el final del mes chino para tener en cuenta cuando conviene quitar el árbol. El próximo mes empezará el 5 de enero a las 23:25 GMT. Tendremos que tener en cuenta que la localización Este solo será buena durante el mes de diciembre, así que convendrá quitar el árbol o moverlo al sureste a partir de ese momento, especialmente si se trata de un árbol vivo, natural.

En cuanto a la manera de decorar el árbol, lo mejor será siempre hacerlo usando los colores que representen los elementos más favorables según el mapa de estrellas voladoras del sector en el que se encuentren. Si no disponemos del mapa de estrellas voladoras podemos ceñirnos a los consejos mensuales y, en cualquier caso, siempre podemos intentar que todos los elementos estén representados en la decoración para asegurar que el elemento extraño que introducimos en estas fechas mantenga la armonía.

Por último, quiero recordar que tanto este mes como el siguiente son un período propicio para hacer balance y formular deseos para el año próximo. Así pues, podemos aprovechar la energía positiva de las decoraciones navideñas para pedir nuestros deseos. Es un buen momento para anotar nuestros deseos para el año nuevo en la cara interna de una grulla de origami que podemos colgar del árbol (también podemos escribir deseos para nuestros seres queridos), o de anotar nuestros deseos en papeles que doblaremos y pondremos en una caja de origami bajo el árbol de navidad. Podemos ir llenando esta caja de deseos y de símbolos que refuercen esos deseos hasta la víspera de Navidad, momento en el que ataremos la caja con un lazo, como si fuera un regalo. El día de Navidad cortaremos el lazo y pondremos la caja en un lugar escondido en nuestro sector más favorable de la casa. Si queremos podemos hacer una de esas cajas para cada miembro de la familia y podemos entregárselas el día de Navidad, explicándoles dónde deben guardar esa caja. Seguro que se alegran de saber que alguien les está deseando cosas buenas.

Francesca Verd - diciembre 2007.

Para opinar, comentar, preguntar acerca de este artículo...
visita nuestro blog.

 

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.